La blockchain al servicio de los datos RRHH

Esta novedosa tecnología explora un nuevo campo de posibilidades para la función RRHH

Se habla mucho de la tecnología blockchain que está revolucionando numerosos mercados, ecosistemas y áreas de negocio. Afectará probablemente a la función RRHH, por lo que los DRH deben anticipar.

La blockchain consiste en almacenar y transmitir datos por internet, organizados en cadenas de bloques unidos unos a otros por firmas criptográficas o ‘algoritmo hash’. Esta tecnología garantiza la confianza y la transparencia de los intercambios ya que no existe un órgano central de control. Nadie tiene el control de los datos: la transacción entre pares es validada para todos los bloques que son auto-gestionados y validados a lo largo de la cadena cronológica. Hoy, es prácticamente imposible hackear una blockchain porque el hacker debería atacar todos los algoritmos que han validado, por bloques, los flujos de datos. Por tanto, la blockchain resulta muy interesante para las actividades que requieren protección y autentificación de datos. Por ejemplo, se menciona con frecuencia esta tecnología para permitir la autentificación notarial de una transmisión de propiedad de una persona a otra. La validación es criptográficamente verificable.

Una garantía de transparencia y confianza para los RRHH

Las aplicaciones de la blockchain, que facilitan intercambios entre pares, sin intermediarios y de forma casi instantánea, pueden ser un vector de potencialidades para numerosos casos de usos RRHH. Su aportación parece hoy en día pertinente para ayudar la función RRHH, garante de servicios transparentes y centrados en las voluntades de los colaboradores, asegurando al mismo tiempo el respeto de la confidencialidad de sus datos personales.

 

De la trazabilidad de relaciones contractuales…

Por tanto, la blockchain permite intercambios de información que habrán sido validados, fiabilizados e incluso certificados. Gracias a un sistema criptográfico, esta tecnología puede almacenar y transmitir datos digitales de forma totalmente segura y gestionar, por ejemplo, relaciones contractuales entre una empresa y un candidato. Puede ayudar a reconstituir un expediente recuperando de forma segura los documentos administrativos para la declaración previa a la contratación, por ejemplo. De esta forma, la empresa tiene la garantía de que los datos suministrados son justos y fiables, porque los emiten instituciones públicas o empresas que deben suministrar los justificantes de domicilio, por ejemplo. Se puede utilizar también la tecnología blockchain para el seguimiento de las devoluciones de gastos ligados a la salud por parte de las mutuas.

… a la validación y certificación de competencias

Otro caso de uso: la blockchain permite verificar la veracidad de los títulos y la conformidad de los datos registrados en los curriculum vitae. Asimismo, las empresas pueden tener la posibilidad de certificar las funciones asumidas así como los periodos de ejecución de las misiones de un colaborador en la empresa. La blockchain representa además una oportunidad para ‘certificar’ competencias técnicas, pertenecientes a plataformas comunes, o cursos recibidos por los colaboradores durante su tiempo de presencia en una empresa…

Con el desarrollo de los modos de aprendizaje colaborativos y la evaluación entre pares, la tecnología blockchain puede asimismo contribuir a reconocer los progresos de los recorridos profesionales de las personas, cuyas competencias son reconocidas por expertos referentes de una organización. Gracias a la tecnología blockchain, los datos así recogidos y certificados podrían luego ser publicados en las redes sociales para reforzar la empleabilidad.

Ventajas y límites de la tecnología

La blockchain permite la llegada de una web descentralizada en la que todos los problemas actuales, inherentes a la utilización abusiva de los datos por terceros (por ejemplo, GAFA, hackers…) quedarán resueltos. Cada bloque de información así como la apertura a determinada información, será enteramente auto-gestionada por su usuario.

Esta tecnología es refrendada por numerosos actores. Ejemplo de ello es el uso que hacen, en algunos países de África, personas que no tienen cuenta bancaria para realizar transacciones monetarias (mediante bitcoin) desde teléfonos móviles, sin pasar por el banco.

Por otra parte, responde a las expectativas de los individuos en cuanto al respeto de la gestión y utilización de los datos personales, y coincide con la normativa, especialmente, con el RGPD. Esta tecnología va a cambiar profundamente los modelos transaccionales y va a conducir a la desaparición de ciertas tareas, como aquellas ligadas a la administración de procesos RRHH. En cambio, recurrirá a nuevos talentos y requerirá la intervención de numerosos ‘controladores’ en la blockchain.

De momento, estamos en la fase inicial. Para que la blockchain pueda funcionar y difundirse, deberán movilizarse numerosos actores que la adopten, suministrando los datos necesarios y realizando las acciones precisas para su funcionamiento. Se van a construir nuevos ecosistemas y, para participar en ellos, es preciso llevar a cabo una reflexión.