La empresa ampliada: nuevas funciones para RRHH y nuevas herramientas

El número de freelances (o trabajadores autónomos) no deja de aumentar y las empresas tienden a convertirse en organizaciones “ampliadas”, manejando de forma ágil mano de obra asalariada y mano de obra externa no asalariada, en un contexto en el que el mercado de trabajo y el derecho laboral están en plena transformación…

Inicialmente los trabajadores autónomos eran sobre todo profesionales de informática, comunicación o consultoría. Ahora trabajan en todos los sectores de actividad, debido al cambio de mentalidad con la llegada de la generación de los ‘millennials’. Muchos tienen una relación diferente con el mundo del trabajo y no se reconocen en el funcionamiento actual de las empresas. Buscan más autonomía para organizar su tiempo y más libertad para comprometerse en trabajos que les gusten.

Aparición de plataformas o ‘marketplaces’ dedicadas a los freelances

Disponer de un ecosistema o ‘vivero de recursos externos’ para acompañar su transformación, gestionarlo, dinamizarlo… son algunos de los nuevos retos de las empresas ampliadas.

Para adaptarse a este importante fenómeno, en los últimos años han aparecido numerosas herramientas online – plataformas de intermediación – que organizan las relaciones entre trabajadores autónomos y empresas. Por ejemplo, la start-up Upwork (ex-oDesk), que viene de Silicon Valley, es hoy en día el líder mundial en este tema: pone en relación a 12 millones de freelances con 5 millones de clientes en su plataforma y, cada año, se cuelgan 3 millones de anuncios en 180 países. En Francia, el líder actual es Malt (ex-Hopwork), creada en 2013; tiene actualmente 60.000 freelances y casi 40.000 empresas registradas en su plataforma, y quiere acelerar su desarrollo a nivel internacional. Existen también plataformas generalistas como Findeur, Viadeo Freelance, Twago, ProvideUp; o especializadas, como XXE, experta en el sector digital.

Sin embargo, se acelera la competencia entre plataformas con la llegada al mercado de especialistas en recursos humanos tradicionales. Por ejemplo, el Grupo Adecco, especialista en el mercado del empleo, anunció en octubre de 2017 el lanzamiento de una nueva marca orientada a trabajadores autónomos, denominada ‘Yoss’ (de ‘Your own boss’). Estas nuevas plataformas de empleo parecen un poco como el Airbnb de los trabajadores autónomos y los participantes, tanto autónomos como empresas, reciben una notación por las tareas realizadas o el trabajo ofrecido.

Además de la capacidad para poner en relación los unos y los otros, atraer y fidelizar a los mejores perfiles de expertos, las plataformas pueden formar alianzas ofreciendo así varios servicios con tarifas ventajosas. Es el caso de Adecco con VYV Care (ex-Harmonie Mutuelle) para la protección sanitaria; o la start-up Qonto que ofrece servicios bancarios online. El Grupo Adecco propone también a los autónomos una herramienta de gestión administrativa, con pago acelerado en tres días, responsabilidad profesional automática o archivado automático de presupuestos y contratos.

Las plataformas también quieren innovar con funcionalidades aún más avanzadas: ‘matching’ directo, contacto automatizado de freelances con algoritmos, solicitación de intervenciones puntuales a distancia inferiores a una jornada, etc.

La competencia entre plataformas no hace sino empezar…

Un nuevo posicionamiento para la función RH

La función RRHH debe replantear su misión para tener en cuenta todos los tipos de poblaciones que contribuyen al rendimiento de la empresa: empleados con contrato de trabajo y mano de obra ampliada con contrato comercial. Hasta ahora, la mano de obra ampliada se gestiona más bien por el departamento de Compras, o directamente por las Business Units, por no ser contratos laborales. Por tanto, el DRH debe rediseñar su estrategia e incorporar en su perímetro de recursos humanos a las personas externas de tipo freelances.

Además de la búsqueda de competencias a través de plataformas de freelances, la función RRHH tiene que modificar su política en recursos humanos para abrirla más a los freelances y atraer, fidelizar y formar su vivero de talentos. Los criterios de selección de esta mano de obra ampliada van más allá del espíritu emprendedor: los candidatos deben tener unas competencias que les permitan fundirse en la cultura de la empresa que les acoge. Hoy en día, dichas ‘soft-skills’ son esenciales porque las empresas buscan a personas que sepan escuchar, que tengan empatía, y que sean capaces de tener buenas relaciones con los demás.

Para contribuir a fortalecer la pertenencia al grupo y federar las distintas comunidades de colaboradores (internos o externos), la función RRHH debe ofrecer un entorno de trabajo homogéneo y sin distinciones basadas en modalidades contractuales. De esta forma, el tratamiento tanto de los internos como de los externos debe ser igual en cuanto al correo electrónico, al comedor de empresa y otros varios servicios, y al acceso a las herramientas colaborativas RRHH internas que se amplían a los no-asalariados de la empresa.

El papel de la DRH sigue cambiando y, en algunos grandes grupos, aparece la nueva función de ‘Chief Freelance Officer’. La función RRHH se está organizando para pilotar, gestionar e incluir bajo su responsabilidad a la mano de obra ampliada.