Modalidades de trabajo de las nuevas generaciones de colaboradores

En el mundo profesional, una de las tendencias más notorias de estos últimos años es el crecimiento exponencial de la utilización de dispositivos móviles: laptops, tabletas, smartphones… Los colaboradores más jóvenes llevan esta costumbre/uso en su ADN puesto que son la primera generación nacida en un mundo digital, la primera que ha crecido con internet y para la que la tecnología es innata y omnipresente.  Generación Y o Millennials o digital natives: otras tantas denominaciones para los que han nacido entre 1980 y 2000, que tienen ahora entre 15 y 34 años.

Por otra parte, se observa que numerosas personas de la generación anterior (generación X) siguen sus pasos y se han hecho verdaderos adictos a la tecnología. Por eso se habla cada vez más de generación C,  es decir ‘conectada’, la cual no se caracteriza por su pertenencia a un tramo de edad sino por su extrema dependencia de las tecnologías.

Hiperconectados en su día a día, en su entorno personal y en su vida privada, quieren adoptar el mismo modo de vida en el trabajo. Han puesto la barrera muy alta: quieren una comunicación ‘ATAWAD’ (en cualquier momento, dispositivo y lugar) y este deseo no se detiene ante las puertas de la empresa. Impedir internet, los mensajes o las redes sociales es una pérdida de tiempo y un combate infructuoso para la empresa.  Por el contrario, la empresa debe tener en consideración estas nuevas expectativas o usos y adaptarse, acompañando la transformación digital de la sociedad en su conjunto.

Para la generación C, la separación tradicional entre vida profesional y vida privada ha cambiado radicalmente. Los conceptos de ‘horario de trabajo’ o ‘lugar de trabajo’ se están redefiniendo… Para un colaborador, el espacio de trabajo puede cambiar entre la oficina, el domicilio o una tercera alternativa denominada third-place

Sin embargo, esta generación conectada o incluso hiperconectada considera que la empresa y, en primer lugar, la dirección de RRHH, deberán permitirles usar el ‘botón off’ o derecho a momentos de desconexión.

Para acompañar estas transformaciones, el criterio de accesibilidad a la información es un reto prioritario. Por tanto, la generación C espera una disponibilidad de 24/7, un acceso ATAWAD, incluso frecuentemente desde los dispositivos personales. Esta expectativa puede resumirse de esta forma: BYOD = Bring Your Own Device.

Se observa también que la experiencia del usuario o la User Experience es incuestionable. Se trata de conseguir que esos colaboradores puedan disponer de un nivel de calidad/experiencia tan fácil y efectivo como en el contexto privado para favorecer su adhesión y crear un reflejo de uso inmediato y diario.

Por otra parte, se observa que la lista de periféricos/soportes de acceso aumenta en la medida en que se desarrolla el internet de las cosas. Prueba de ello son los nuevos tipos de soporte individual como los relojes, las gafas conectadas… Y, más allá de los soportes individuales, están los nuevos tipos de soporte ‘compartidos’, disponibles para todos y de libre uso en espacios colectivos.

Progresivamente, estos usos de conexión ATAWAD se implementan en el ámbito de los recursos humanos. Uno de los primeros ha sido el de la contratación. La generación C utiliza mayoritariamente aparatos móviles para hacer búsquedas en las webs de empleos, enviar CV en línea e interactuar con los job boards a través de formularios, mensajería instantánea o video-entrevistas, de forma fluida y transparente.

Esta tendencia se acelera y se desplaza hacia otros ámbitos y aplicaciones de la gestión de RRHH: gestión administrativa, formación y gestión del talento, para favorecer un acceso inmediato, en todo lugar y en todo momento… El uso de nuevos enfoques de tipo ‘gamificación’ o serious  click, games también emerge tan pronto como lo permite el contexto.