Redefinir la empresa post-Covid: un reto importante para los Directores de RRHH en 2021

Una nueva hoja de ruta para los DRH

En los últimos meses, los Directores de RRHH han tenido que enfrentarse a una crisis sin precedentes, que ha cambiado el juego y ha puesto de manifiesto nuevas prioridades en la empresa.

La empresa digital al servicio de una organización de trabajo híbrida: una nueva hoja de ruta para los Directores de RRHH

Durante los períodos de teletrabajo impuestos, el nivel de madurez digital ha impactado directamente en el rendimiento de las empresas. Las que ya habían implantado herramientas digitales antes de la crisis pudieron capitalizar esas soluciones y asegurar una continuidad empresarial efectiva. Las otras, más atrasadas en la adopción de prácticas digitales, tuvieron que implementar rápidamente soluciones que les permitieran una organización «virtual».

Entre períodos de confinamiento y desconfinamiento, trabajo a distancia y trabajo presencial, la empresa deberá ser capaz de gestionar una organización digital e «híbrida» (presencial y a distancia) en un contexto que seguirá siendo particularmente incierto e imprevisible durante mucho tiempo. Además, a partir de ahora, los Directores de RRHH deberán aplicar esta nueva organización del trabajo a largo plazo, de manera proactiva y no reactiva: negociar o renegociar los acuerdos de teletrabajo, proporcionar herramientas de colaboración, mantener los vínculos sociales, cambiar o incluso transformar los métodos de gestión, etc.

El reto para los Directores de RRHH en 2021 también será rediseñar los entornos de trabajo, con el fin de adaptar lugares de trabajo físicos más propicios para el intercambio, la puesta en común y la creatividad, aprovechando al mismo tiempo el Digital Workplace implantado a marchas forzadas. Ahora deben redefinir los contornos y las prácticas de espacios de trabajo variables para sus empresas, con empleados in situ, en home office o en otros centros de trabajo, de manera sostenible, ágil y productiva.

Restablecer los vínculos sociales después de la crisis, la prioridad de los Directores de RRHH

Para algunos, el teletrabajo impuesto ha supuesto un sentimiento de aislamiento y, para otros, una pérdida de sentido o incluso de compromiso. Ahora les toca a los Directores de RRHH explicar y reequilibrar las cosas en la empresa. Para ello, es esencial reanudar y mantener el vínculo social entre todos los colaboradores, pero también reflexionar sobre la cultura de la empresa y su razón de ser: ¿cuál es el lugar de este vínculo en la empresa remota/en la empresa física? ¿Cómo dinamizar la cultura de empresa a distancia, cómo construir una cultura de equipo y cómo mantener el compromiso y la productividad de los colaboradores más «lejanos y dispersos»?

Para responder a sus necesidades de proximidad y apoyo, los Directores de RRHH deberán poder ofrecer nuevos servicios de Digital Workplace a los colaboradores: e-services RRHH, digitalización o chatbot RRHH para garantizar un servicio de proximidad y dar seguridad a los colaboradores a distancia. 

Nuevas competencias para los Directores de RRHH

Hoy, los Directores de RRHH no sólo deben aprovechar las tecnologías de la IA, la nube y el big data para mejorar la experiencia de los empleados y el rendimiento de la función RRHH, sino que también deben ser capaces de entenderlas y gestionarlas. Ya no se trata sólo de delegar la tecnología a los departamentos técnicos e informáticod, sino de ser capaces de dominar los algoritmos y desarrollar nuevas competencias gracias a una mayor interacción con estas tecnologías.

Un mayor dominio y conocimiento de las herramientas y desafíos del mundo digital permitirá a los Directores de RRHH de mañana posicionarse como verdaderos protagonistas de esta transformación. También les permitirá hacerse las preguntas adecuadas en materia de RRHH ante las nuevas tecnologías, para garantizar una visión ética y una defensa del ser humano, sobre algunas de las nuevas prácticas acometidas aceleradamente durante el año 2020.

En 2021, los Directores de RRHH tendrán un papel importante en el apoyo y sostenimiento de las transformaciones dentro de la empresa. Más allá de sus actividades administrativas y jurídicas, se trata ahora de que tomen plena posesión de su papel estratégico y se posicionen como facilitadores, impulsores y garantes de las transformaciones.